Cuidados básicos del conejo ¿Qué tengo que saber?

Los conejos son una mascota muy recomendable para la familia porque aportan gran compañía y son limpios y pequeños. Es importante, no obstante, darle los cuidados que requieren para proporcionarle una buena calidad de vida.

Son Lagomorfos, esto quiere decir, que tienen dos pares de incisivos y tres pares de muelas mandibulares y maxilares, con un crecimiento continuo. Son herbívoros y necesitan gran cantidad forraje para realizar un desgaste natural de sus piezas dentales.

No son roedores y sus cuidados difieren mucho de los cuidados del perro del gato.

conejo Hospital veterinario san vicente alimentacion

¿Qué problemas de salud pueden presentar?

Lo primero, es entender que los conejos son animales que tienen condición de presa. Esto quiere decir, que en libertad presentan mucha presión por parte de sus depredadores. Como resultado de esto, uno de sus mecanismos de defensa, consiste en presentar signos de enfermedad lo más tarde posible, para no parecer débil ante un depredador. Por eso si un conejo presenta signos de enfermedad, es importante acudir lo antes posible a su veterinario.

Dos de los principales problemas de salud de los conejos son los problemas gastrointestinales y dentales. Ambos pueden evitarse en gran medida, proporcionando a nuestro conejo una alimentación correcta.

Los conejos tienen un sistema digestivo muy delicado que puede verse afectado por la proliferación de bacterias dañinas debido a alimentos altos en azúcares o por un aporte insuficiente de fibra. Los cólicos y otros problemas digestivos son una de las principales causas de muerte en conejos en cautividad. Una dieta correcta, ejercicio e hidratación ayudarán a mantener el riesgo de cólicos a raya.

Los problemas dentales, suelen estar relacionados con un crecimiento excesivo de sus piezas dentales que pueden alterar la masticación. El consumo de grandes cantidades de heno favorece un desgaste natural de los dientes.

 

¿Cuál es la alimentación más adecuada?

Cerca del 80% de la dieta debe de ser forraje, principalmente gramíneas y leguminosas. Preferiblemente se recomienda el uso heno de hierba con bajo contenido en alfalfa, ya que la alfalfa tiene mucho calcio, lo que puede favorecer la formación de cálculos en el tracto urinario. Hoy en día las grandes superficies comerciales y tiendas especializadas, disponen de bolsas con heno de hierba adaptadas a las necesidades del conejo.

El pienso representa un 5% de su dieta. Se recomienda administrar una cucharada sopera por cada kilo de peso corporal.

En cuanto a las verduras, constituyen el 10% de la dieta. Puede administrarse unas 5 porciones pequeñas al día. Las más aconsejables son escarola, rúcula, canónigos, apio, endivia alcachofa, acelgas, diente de león, brócoli, hojas zanahoria, césped y hojas de morera.

Si nuestro conejo no come heno en cantidad suficiente será urgente comenzar un programa de re-educación alimenticia antes de que empiecen surgir los primeros problemas de salud. Un consejo es limitar la cantidad de pienso compuesto para estimular la ingesta de heno de hierba.

¿Qué otros cuidados hay que tener en cuenta?

Son muy sensibles a las altas temperaturas, por eso deben de estar en un sitio fresco y disponer siempre de agua fresca de fácil acceso.

En épocas de muda es muy importante cepillarlos a diario para evitar el exceso de ingesta de pelo que puede provocar atascos y problemas digestivos concomitantes.

El ejercicio físico diario aumenta la motilidad intestinal, lo que permite mantener un correcto tránsito del tracto digestivo. Cuanto más tiempo pasen fuera explorando el entorno, mejor.

En libertad, los conejos aprovechan al máximo los recursos naturales, es por eso que realizan una doble digestión de los alimentos. Esto quiere decir que para sacar más partido de los nutrientes ingeridos, hacen una primera digestión, donde defecan unas heces húmedas formadas por alimento parcialmente digerido que vuelven a ingerir directamente al salir del ano, para realizar una segunda digestión y aprovechar más los alimentos. Este tipo de heces húmedas reciben el nombre de Cecotrofos. Por todo esto, no se asuste si alguna vez, ve a su conejo comer heces, es un comportamiento normal y forma parte de sus hábitos gastronómicos.

cuidados conejo hospital veterinario san vicente

 

Si después de leer esta información te surgen dudas respecto a los cuidados y la alimentación no dudes en contactar con nosotros a través del siguiente enlace . Estaremos encantados de ayudarte!

Comparte

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

Veterinario San Vicente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar