Los peligros de las espigas y los perros

Durante la época primaveral el aumento de las temperaturas, los días soleados y con la naturaleza en todo su esplendor, humanos y caninos estamos deseando disfrutar del sol, el aire libre y las zonas verdes. Pero pese a ser una de las actividades más satisfactorias para ambos, no debemos perder de vista la idea de que en esta época nuestras mascotas pueden estar en peligro.

Uno de los mayores peligros de las zonas verdes, independientemente de que nuestro perro viva en campo o en ciudad, son las espigas.

 

¿Qué son las espigas?

Las espigas son las semillas de ciertas plantas como pueden ser los cereales o las gramineas, envueltas en una vaina dura y alargada con forma de arpon para facilitar su diseminación y asi garantizar su proliferación.

Las hay de muchos tamaños, algunas tan pequeñas que son más fáciles de detectar mediante al tacto a simple vista.

espigas

 

¿Por qué son tan peligrosas las espigas?

Porque las espigas no solo se enganchan al pelo de los perros si no que ademas avanzan a través de la piel

Entran en partes delicadas como entre los dedos, ojos, oídos, hocico llegándoles a crear heridas graves.

 

¿Cuál el es el momento mas peligroso?

El momento más peligroso para nuestros perros comienza cuando las hierbas y malezas empiezan a amarillear, que es cuando las espigas están listas para soltarse por el viento o el roce.

 

¿ Dónde podemos encontrar espigas en nuestros perros?

  • Orejas

Es el lugar más típico y conocido. Los perros se meten entre la hierba alta o juegan en el pasto y se les mete una espiga, que por su forma en seguida se desplaza hasta el fondo del oído siendo imposible verlas a simple vista

Este problema se puede ver en cualquier tipo de perro, pero se observa especialmente en los que tienen las orejas caídas, siendo los reyes los cocker. Para extraer la espiga necesitamos que el perro este muy quieto y es un proceso molesto y doloroso por lo que en muchas ocasiones necesitamos sedar al animal.

 

  • Ojos

Las espigas también se introducen en los ojos, alojándose normalmente debajo de uno de los tres parpados que poseen los perros. El perro suele presentar un ojo muy inflamado, es raro que sean los dos, con legañas verdosas y con dolor.

suelen estar inquietos e intentan rascarse .

Es una consulta de urgencia, ya que pueden provocarse daños irreversibles en el ojo. Tras la extracción de la espiga se debe comprobar que no presenta úlceras cornéales que se producen comúnmente al ser arañada la cornea con al espiga.

 

  • Nariz

Los perros van olfateándolo todo y al hacerlo en ocasiones aspiran una espiga. Los síntomas suelen ser estornudos continuos, que se rasquen la nariz con la pata y en ocasiones sangrado. Estas espigas son muy difíciles de extraer por la morfología interna de la nariz

el perro debe ser sedado para poder extraer la espiga con ayuda de unas pinzas especiales, siendo en ocasiones necesario la realizacion de una endoscopia si la espiga se aloja en un lugar profundo.

 

  • Espacios interdigitales

Al andar por la hierba seca es muy fácil, sobretodo en perros con el pelo largo o semilargo, que se enreden espigas y acaban clavándose. Los perros presentan unos granos grandes que acaban perforándose, es necesario acudir a la consulta para intentar extraer esa espiga y poner medicación para controlar la infección, inflamación y poder eliminar los posibles pequeños restos de espiga que queden.

 

  • Dientes

Cuando los perros cogen objetos que están en al hierba es muy común que las espigas se introduzcan en al boca. En un perro con la boca sana no suele ocurrir nada pero si tienen problemas de retracción de las encías se forman unas bolsas donde se introducen las espigas pudiendo agravar las infecciones de la boca.

 

  • Piel

Las espigas se clavan a través de la piel en cualquier lugar del cuerpo pudiendo producir grandes fístulas al ir clavándose cada vez más. Normalmente aparecen como grandes bultos en la piel especialmente en los pliegues que se forman en la ingle y las axilas. El tratamiento es similar al de los espacios interdigitales pero ocasiones es necesario realizar cirugías para poder curar al perro.

 

  • Vulva y pene

Es más común en las perras ya que se agachan para orinar, pero también lo encontramos en machos. Las espigas se introducen en la vulva o en el prepucio provocando graves lesiones. El tratamiento es similar al anterior, pero se nos puede complicar provocando dificultas para orinar o infectandose el tracto genitourinario.

 

  • Lugares poco frecuentes

La capacidad que tienen las espigas para clavarse hace que puedan atravesar el músculo, al clavarse en la piel, y llegar al tórax o el abdomen, también al aspirarlas llegan al pulmón o son capaces de perforar el intestino tras se ingeridas, provocando graves lesiones que en muchas ocasiones llegan a ser letales. En estos casos la única solución es una intervención quirúrgica a tiempo y un diagnóstico rápido que suele ser muy difícil.

 

¿Cómo podemos prevenirlo?

  • Debemos tener en cuenta la anatomía de nuestro perro. Mientras que para nosotros una espiga es como mucho un molesto pinchazo en el calcetín o el pantalón que nos podemos quitar fácilmente, el perro, sea del tamaño que sea, camina con todo su cuerpo a nivel de las hierbas, lo que significa que puede verse afectado cualquier parte del mismo.
  • Para complicar más el problema, la espiga está cubierta de pelo lo cual facilita que se quede enganchada al pasar y rozarse con ella. Una vez en el manto del animal esta espiga va a ir avanzando hacia delante hasta toparse con algún obstáculo. Entonces la punta empieza a rozar la piel hasta que hace herida y se introduce hacia dentro a través de la piel.
  • Si encontramos la espiga en este punto, en una zona expuesta que podamos ver y clavada sólo por la punta, podemos extraerla nosotros mismos retirando el pelo, desinfectaremos y extraeremos cuidadosamente con unas pinzas para no romperla. Desinfectaremos y ya. Si hay inflamación habrá que acudir al veterinario para hacerlo de la manera adecuada y pautando el tratamiento indicado.
  • Si la espiga se ha metido en el cuerpo nunca intentaremos sacarla ya que eso agravará el problema. Acudiremos inmediatamente al veterinario.
  • Si la zona no es muy visible, la espiga podría llegar a introducirse totalmente en la piel sin que nos diésemos cuenta y desplazarse largas distancias dentro de ella: en ese caso se formará lo que llamamos un “granuloma por cuerpo extraño”.

Aquí también debemos intervenir los veterinarios para sacarla porque será necesario hacer un pequeño corte con anestesia para abrir el granuloma, extraer la espiga, desinfectar y cerrar si procede.

-Siempre que volvamos de un paseo revisar las patas, dedos y almohadillas.

-Recortar el pelo lo más posible en las zonas de más riesgo, alrededor de las orejas ( no dentro!!), pliegues nasales y oculares.

-Llevar a los perros de pelo largo a deslanar, recortar o vaciar el pelo.

 

¿Qué debo hacer?

Si sospechamos que nuestro perro tiene una espiga en cualquier parte del cuerpo o hemos visto claramente cómo penetraba por ejemplo por la nariz, es importante no perder tiempo y acudir al veterinario de inmediato. Si nuestro veterinario habitual está cerrado debemos buscar un centro de urgencias cercano. Estamos ante una emergencia y cuanto antes vayamos, más fácil será extraer la espiga. Si esperamos, el perro estará cada vez más dolorido y la espiga habrá ido profundizando y clavándose más, siendo más difícil su extracción y provocando infecciones y otros problemas graves.

 

¿Qué NO debo hacer?

  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada
  • No intentar sacar la espiga por nuestra cuenta, no introducir pinzas a ciegas, y no utilizar irrigaciones de suero, aceites, productos de limpieza, etc.; posiblemente agravemos el problema.
  • No medicar NUNCA sin control veterinario.

En resumen hay que intentar no llevar a nuestros perros a lugares donde hayan muchas espigas, es especialmente peligroso cuando la hierba esta alta y seca y cuando la zona esta recién segada.

Cristina Avello

Veterinaria Interna

Hospital Veterinario San Vicente

Comparte

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

Veterinario San Vicente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar